Maternidad: Los consejos que no me dieron

La maternidad es algo maravilloso, te hace sentir cosas que jamás hubieras pensado que existían:
Un amor infinito, intenso, avasallador que te deja completamente colada por un ser tan pequeño que nació de ti, que te necesita, que es parte de ti pero con personalidad propia. Un amor tan grande, explosivo que además trae consigo multitud de sentimientos asociados: preocupación, agobio, estrés, querer ser mejor persona (la mejor madre del mundo); miedo, mucho miedo a no hacerlo bien; miedo a las enfermedades, al poder de la Naturaleza (chichones, roturas de brazos...).
Trae también críticas por tu parte, por parte de la sociedad, de conocidos, de familiares, de amigos... Todo eso junto, el día a día, los deberes y obligaciones, hace que aparezca la FRUSTRACIÓN: El no saber, no llegar, no cumplir esas expectativas que tu misma creaste desde que te enteraste que eras madre o que te haces día a día para poder llegar a todo.

Mujer en la cama, con la cabeza entre los brazos y los brazos puestos en las piernas.

Porque sí, yo fui de las madres que se empapó de bibliografía sobre el embarazo, la crianza, la lactancia, la educación (Montessori, disciplina positiva, educación en positivo)... todo eso antes que la niña naciera, porque quería ser maravillosa, supercalifragilisticamente única, la mejor madre del mundo. Y bueno.. luego pares... el parto no es lo que creías, el momento de llevarte a tu pequeña a casa, el llegar, el llorar, y llorar, y llorar por tanta preocupación.. ¿Seremos capaces de criar a un bebé? ¿Lograremos que sea buena persona? ¿Seremos buenos padres? Dudas y más dudas.

Si estás en esa etapa, pon un segundo el bebé en la cuna (parece que tenga pinchos, lo se, en cuanto lo dejes llorará como si no hubiera un mañana pero es solo un segundo), ve al baño, respira hondo, mírate al espejo, sonríe, échate agua en la cara. Peínate y di: SI PUEDO.

Porque se puede. Es duro, agobiante y estresante. Pero cada día aprenderás algo nuevo, algo que te hará crecer y madurar, descubrir de nuevo el mundo a su lado, no serás la mejor madre del mundo, pero sí la mejor madre para él/ella, porque eres SU madre.

Cada época es difícil, pero luego lo recordarás como el mejor de tu vida. Porque yo echo la vista atrás y todo lo que me pareció duro ahora me parece de risa. Vive el momento, intenta respirar hondo y no tomártelo a pecho.
Hay días buenos, buenísimo otros regulares o malos. Pero al día siguiente tienes la oportunidad de hacer las cosas mejor, de pedir perdón porque somos humanos y nos equivocamos, y ellos tienen que saber que como ellos, cometemos errores y pedimos perdón.

Cuídate, mímate, llena la jara de la paciencia como bien dice Bei de Trigriteando. Busca tus 5 minutos aunque sea para ti. Porque así como cuando hay un accidente en el avión tienes que ponerte tu la mascarilla antes de ponérsela a tu niño para poderlo proteger, así mismo tienes que cuidarte tu para poder cuidar.

Abraza a tu bebé o niño todos los días, bésalo, hazle cosquillas, que se sienta amado. Aunque haga algunas cosas mal tienen que saber que por encima de todo los queremos con locura, hagan lo que hagan.

Rodeate de una buena tribu. Yo tengo la suerte de tener a mi familia Monkey, esos padres y madres que nos juntamos gracias a la guardería de los peques. Son nuestros amigos, nuestra familia.
Si no tienes la oportunidad de tener amigos cerca búscate una virtual. Yo estoy feliz también con mi comunidad globera de Twitter, con las Chicas del globo al mando. O las madres sueltas. Y no puede faltar la comunidad más grande de madres, Madresfera. Donde tenéis miles de postcast, entradas, artículos, entrevistas.... un maravilloso mundo donde coger apuntes.

Y no, no soy mejor que nadie, cometo errores todos los días. A todas horas, todos los segundos. Me vengo abajo, lloro, me frustro y hay días que al acostarme quiero volver a atrás para poder hacer las cosas mejor. No soy mejor que nadie. Solo escribo aquello que me gustaría que me hubieran dicho cuando llegué a casa con mi bebita en brazos. Para que veáis que soy humana, os dejo alguna de las entradas donde me he sentido morir, donde me he equivocado y he metido la pata:

https://juntosloscuatro.blogspot.com/2019/11/dia-de-culpabilidad-maternal.html

https://juntosloscuatro.blogspot.com/2020/01/los-deberes-y-saber-reaccionar-bien.html

https://juntosloscuatro.blogspot.com/2019/12/las-rabietas-algunos-trucos-y-moncho.html

Esta entrada quiero incluirla en el carnaval de experiencia de Madresfera, la primera del 2020. ¿Qué, os apuntáis?

8 comentarios:

  1. Ay que sabias palabras. Siempre meteremos la pata...pero hay que aprender a no.ser tan duras con nosotras mismas y darnos algo más de "cancha".
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente. Llevo una semana que me encuentro flojita, flojita sin venir a cuento, y la paciencia no está siendo mi fuerte. Ainsss dios. Pero si me acuesto hasta temprano!!
      besotes, guapa.

      Eliminar
  2. A mi que me vas a contar, yo creo que lo he sentido con cada uno de mis hijos, es como si me hubieran reseteado en cada uno. Pero es verdad, a mi me está ayudando mucho este mundillo blegueril.
    Ay y yo también me he unido al carnaval de Madresfera, es que nos metemos en todos los saraos jajajaaja
    Un beso guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu ya tienes un master, jajajjaja, pero como bien dices cada niño es un mundo y parece que hagas un reset y tener que empezar de nuevo. Pero eres mi ídola, jajajja
      Besos guapa

      Eliminar
  3. Ay, Violeta, que me he emocionado y hasta se me escapa una lagrimilla 😅 qué tontuela soy! Pero es que leyéndote he recordado todos esos momentos duros, cuando te ves con tu bebé recién nacido en casa y estás taaan perdido que piensas ¿y qué hago yo ahora? Y se te viene el mundo encima... Y sí, es cierto que luego ves que de todo se sale y se tira para alante. E incluso ya no te parece que fue para tanto, porque ya quedó atrás y ahora tienes otros retos distintos. Porque en esto de criar y educar siempre hay retos, la labor y responsabilidad no acaba nunca! Gracias por tu post y un besazo 😘 También yo me he unido a este carnaval de post, es una gran idea!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que nos tocan las palmas y salimos corriendo para todos los saraos, jajajjaja. Qué nos gusta los post, los carnavales y escribir.

      Con relación a los sentimientos.. entre las hormonas y la responsabilidad.. qué de llantos los primeros días. Luego la cosa se va normalizando. Ahora es más duro, pero supongo que dentro de un par de años, reiré.
      Besos

      Eliminar
  4. Que puñado de verdades...
    Yo suelo decir eso de que parece difícil algo, pues no me creerás, pero disfrútalo porque la cosa se va complicando... No parece que sirva para animar mucho pero es la verdad, todo nos parece tremendo y luego cuando lo tenemos controlado va y viene otra cosa más chunga, jajaja, y cuando tienes mas de uno no eres mas sabio, nooooo, porque cada uno es completamente diferente para que tengas que reinventarte cada día.
    Esto de la crianza es eso de, señores, ¡más díficil todavía!, como en el circo, jajaja
    Me encanta leerte. ¡un abrazote!

    ResponderEliminar
  5. Eres una super mama Vio, tan solo hay que ver lo que te preocupas por llevarlo todo y hacerlo todo. Y sí, cuidate tu, porque tienes que estar bien para poder con todo ¡Animo y siempre adelante!
    Un besote!

    ResponderEliminar