Monkey balance: los amigos de los número (ABN)

Hoy os traigo un juego/herramienta que conocí gracias al Blog o Instagram de alguna compañera pero ahora no puedo poner en pie quien es. Así que ruego que me disculpe por no poder nombrarla.
Al cabo de unos días, Amazon me lo puso en bandeja y no pude evitarlo y lo compré. Es el Monkey balance, o lo que viene siendo una Balanza con forma de mono


En casa con esto del confinamiento, hemos tenido que empezar a hacer fichas sobre números, e ir intentando sortear los problemas que nos íbamos encontrando. Hemos tenido suerte que la peque tiene 4 años y tampoco el nivel es muy alto, pero.. hay niveles y niveles.

Contar ya sabía, los números los sabe reconocer hasta el 10 seguro.. y luego alguno que otro también los coloca bien a partir de ahí. El caso es que en el clase ya han empezado a hacer las casitas de los números o los amigos de los números. Lo que casi viene siendo sumar en mi época. Ah, es que ahora estamos en la época del ABN y  para los que somos de EGB.. telita. Y sigo diciendo que suerte que mi peque está en infantil, porque cuando me toque primaria, me veo estudiando el ABN ese. 


Para hacer los amigos de los número o la casita, siempre hemos tirado de clips, rotuladores, horquillas, chinchetas.. todo aquello que teníamos en mucha cantidad. Y desde que este ayudante mono llegó a nuestras vidas, lo usamos a él. Pero antes de deciros cómo hacemos la casita de los números, os voy a contar de que se compone el juego. 

Composición:

El juego está compuesto del mono balanza con sus platitos, los monitos pequeños, los números y unas cartas. Las cartas tienen distintos colores:
  • Las verdes son las del primer nivel, que es el reconocimiento de los números
  • Las púrpuras son las de contar
  • Y las azules son las sumas. 
El mono en sí es un juego hasta de 4 jugadores aunque también se puede usar individualmente. 

Forma de jugar:

Se escogen las cartas/nivel con las que vamos a jugar. El jugador más joven escoge una carta. 

En las cartas verdes hay un numero y los correspondientes monos. Hay que encontrar el número y colocarlo en uno de los platitos, y luego contar la cantidad de monos que hay y ponerla en el otro plato de la balanza. 

En las cartas púrpuras hay unos monos. Hay que contarlos y mirar cuantos hay. Luego contarl los monitos marrones y colocarlos en el plato de la balanza. Luego se tendrá que poner el número correspondiente en el otro plato y ver si se equilibra. 

En las cartas azules nos encontramos las sumas. Y la suma puede ser con números, o con monos, o con monos y números. Primero se pone el número o los monos en uno de los platos, por ejemplo 2+3, se pondría 2 y 3. Luego habría que calcularlo y poner el número en el otro plato, en este caso 5.  

Nuestra variante: la casa de los números o los amigos de los números:

El ejemplo lo voy a hacer con los amigos del 10 o la casa del 10 que he puesto ahí arriba. 

En uno de los platos ponemos el número 10. Escogemos 10 monos y ponemos los demás a parte y en el plato colocamos SOLO aquellos que nos diga la primera cuadrícula, en este caso el número 3. Entonces mi pregunta a la peque es: ¿cuantos monos tienes que sumar al platito para que de 10, es decir, se equilibre? Ella va añadiendo monitos y cuando se equilibra, o se queda sin monos en la mano, pone el resultado. Antes lo hacíamos con clips, con rotuladores, con lo que fuera, y nos iba bien. No hace falta el mono para eso, pero oye.. ella lo hace todo más feliz con su amigo el mono. 

En fin.. espero que os resulte interesante esta herramienta o juego. Ya me contaréis si os gusta la idea. Os dejo el enlace a Amazon.

Miércoles mudo: Hasta el 40 de mayo..



.... no te quites el sayo. 
Pero si no nos quitamos el sayo nos va a dar un supitipando. Que hemos llegado ya a los 37 grados. 37 grados!!! Madre mía de mi alma. 
Nosotros hemos empezado ya con la temporada de piscina. Tenemos la suerte de tener una en casa de los abuelos y aunque no nos podemos acercar para darles abrazos y besos, sí mantenemos conversaciones a distancia (5 metros, mejor que sobre que no que falte) con los pies a remojo en la piscina. 
Los únicos valientes son la ratona y mi marido. Aquí mi perro y yo hemos salido de secano, jajaja. Nilo se pone nervioso cada vez que los ve nadar, y cuando salen a la superficie los llena de besos y más besos. 

Feliz miércoles mudo!!

El #MiércolesMudo es un carnaval de blogs iniciado por Maybelline de Naturalmente Mamá y retomado desde febrero de 2018 por La Mamarazzi. Participar es muy fácil, solo debes publicar el miércoles una foto, que no es necesario explicar, aunque puedas escribir si lo deseas, una breve descripción, una anécdota relacionada con la foto, o simplemente un título. Luego no olvides enlazar en el linky que está debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar. Las fotos que participan deben ser aptas para todos los públicos. No se permiten fotos con contenidos racistas y/o discriminatorios.

Tienes todo el miércoles para participar. No olvides compartirlo en RRSS con el hashtag #MiércolesMudo y etiquetándo a @soylamamarazzi, así no se le escapará ninguna publicación. Para saber como nació el Miércoles mudo y sus reglas, puedes hacer clic aquí.

Superando hitos: Montar en bicicleta. Orgullo y emoción.

Hoy vengo a contaros el nuevo hito superado de la ratona. Estamos super orgullosos de ella, no cabemos en nosotros mismos del gozo y es que la peque ya sabe MONTAR EN BICI SOLA.

Desde que nació vamos superando hitos y nos vamos hinchando de orgullo y uno de estos días explotamos. Hicimos una fiesta el día que pasó a la cama de mayores (con 1 año), cuando dejó el pañal (con dos y medio), cuando quitamos las barreras de las escaleras, cuando dejamos la trona, cuando dijo su primera trabada (pl como playa), cuando quiso que le quitáramos la barrera de la cama.... Pues ahora le ha tocado a la bicicleta. Verla pedalear con fuerza y valentía es una pasada. 

¿Cómo aprendisteis a montar en bici? 

En mi casa la bicicleta ha estado presente desde antes que yo naciera. No en vano mi padre es aficionado desde niño y sigue con sus pinitos en el ciclismo a pesar de los taitantos años. Mis padres se conocieron gracias a una excursión en bicicleta.. así de romántica es la cosa...  Así que cuando nací no lo hice con una bici bajo el brazo, porque no estaba la cosa para tirar cohetes, pero vamos.. que tardaron poco en ponérmela de reyes. Ruedines mediantes. Porque yo no se vosotros, pero yo pasé por los ruedines. Luego cuando llegó el momento de intentarlo sin ellos, mi padre me agarraba por la parte de atrás, y una de esas veces, me soltó. Cuando me di cuenta que iba sola, casi me "fostio" contra el suelo... 

En el triciclo manejable

Lo primero que le compraron a nuestra peque es una de esas bicis/triciclos que tienen un palo para tu empujarlas que nos vino muy bien. Eso incluso con un añito y algo. La montábamos ahí, le poníamos el cinturón y.. hala.. adelante. A dar vueltas por el parque. Pero claro, eso no es una bici como tal. 

Ahora se hace de manera diferente.... si quieres, claro, puedes hacer lo de toda la vida, a mi que me registren. Eh? Pero te cuento cómo lo hacen ahora y lo que hicimos nosotros  (no os imagináis lo que costó que los abuelos lo entendieran). 

Ahora NO SE PONEN RUEDINES NI SE COGEN A LOS NIÑOS POR ATRÁS. Que lo sepáis. 

Si no has aprendido a montar en bici, también te sirven estas directrices, así que coge lápiz y papel que empezamos:
Lo primero es buscar una bici que sea de tu altura y tamaño. Lo ideal es ir a una casa de bicicletas que os puedan echar una mano. Evidentemente con todos sus perejiles: frenos, casco y demás. 

Con la motito

  • Lo primero que deberíamos de hacer, es quitarle pedales y bajar sillín. ¿Por qué? Pues porque lo primero es coger equilibrio sobre la bici. Es decir,ir sentados, dándonos impulsos con los pies, e ir cogiendo el equilibrio sobre la bici. Si tenéis niños pequeños las motitos estas para empujar con los pies sirven muchísimo. Nuestra peque tuvo dos, regalo de los otros abuelos. Una cuando cumplió los dos años (pequeñita), y otra cuando cumplió los 3 (ya que se le quedó pequeña) y no veáis el mamotreto con el que se presentaron los abuelos.  Pero bicis, bicis, cuando cumplen  2 o 3 años tienen unas bicis sin pedales monísima que es la que le compramos a la ratona. Se les llama bicis de equilibrio. 

Mi pequeña con la bici
Aquí es donde nos dimos cuenta que no sólo se le había quedado pequeños los pantalones

  • Una vez que el equilibrio lo tienes superado, llega la dirección y el control de la bici. No solo hay que mantenerse erguido sino además cambiar de dirección sin matarse en el intento. 
  • Importantísimo una vez aprendido el equilibrio, la dirección y el control.... LA FRENADA. Aprender a frenar con el freno es primordial.  
  • Una vez pasados los puntos anteriores, deberíamos ponerle los pedales pero dejando el sillín bajado. Nada de jugarse la vida tontamente. Ya que el siguiente paso es saber impulsarse para iniciar la marcha. Poner un pie en el pedal, impulsarse y subir el otro en el pedal contrario. Super complicado. Con la ratona estamos en ese punto porque a pesar de saber todas las claves, hemos cometido el pecado de SUJETARLA por detrás. Solo en el inicio de la marcha. 
  • Evidentemente ya solo queda el pedaleo continuo. El saber mirar para adelante y no al suelo. De no ir de una punta de la calle a otra.. sino recto.. Ah, y es en esta fase cuando se SUBE EL SILLÍN. Antes no. 
Es un orgullo muy grande el ver como tu bebé, esa que hace nada aprendió a andar, se hace grande; a la vez que te entra pánico por lo rápido que va todo.


¿Vuestros peques tienen moto/bicicleta? ¿Cuando aprendieron a montar? ¿Y vosotros? ¿Recordáis ese momento?