Miércoles mudo: El caballo

Pasamos del cisne de la semana pasada, animal bello por excelencia, al de esta semana, cuyo protagonista es el caballo. Animal impresionante donde los haya, hermoso e inteligente.




You are invited to the Inlinkz link party!
Click here to enter

Cumpleaños en el Centro de actividades ecuestres, La Herradura

Tengo pendiente hablar largo y tendido sobre los cumpleaños de hoy en día pero hoy me centro en el de la amiga de mi pequeña que cumplía años y nos invitó al Centro de actividades ecuestres, La herradura. Fue un cumpleaños muy chulo y divertido y super instructivo. A los peques les encantó, pero yo salí extasiada y con mucha envidia.

Teníamos que estar en las instalaciones como 15 minutos antes de la hora estimada, y cuando llegó el momento, vinieron los monitores y se llevaros a los 20 niños para las cuadras, dejando a los padres en un sala con comida, sillas, y músiquita de fondo.

Yo me uní a los pequeños porque como sabéis me encanta la fotografía, y no quería dejar pasar la ocasión para inmortalizar esos momentos. Los monitores, la gran mayoría, pasaron un poco la mano conmigo, aunque hubo uno que fue un poco desagradable. Supongo que siguen las normas a rajatabla y yo no las estaba cumpliendo. Eso sí, yo jamás me interpongo en el trabajo de los demás, intenté estar apartada y escuchar atentamente, ya que es un mundo que me apasiona: El caballo.

Empezaron enseñándoles las normas básicas: no se corre, no se grita, y tienen que ir todos en grupo sin salirse de la fila.

Grupo de niños de espaldas con sus dos monitoras, mirando hacia el interior de una cuadra mientras una de las monitoras les cuenta quien es el caballo.

Para quitarles el miedo, empezaron con el caballo más grande que tenían en las cuadras. Se quedaron impactados y dieron hasta un paso atrás. Pero la verdad es que es un buenazo que solo tiene tamaño. Eso sí, no se quedaron tranquilos hasta que no pasaron a Platero, el burrito, explicándoles la diferencia entre los dos animales. A este sí que lo acariciaron.

Los niños salen de espaldas, mirando la cuadra, y por la ventanita sobresale dos largas orejas y un hocico. ¿De quién se trata?

Cuando terminaron con hacerse con las cuadras, les mostraron cuales son los materiales necesarios para el aseo diario de los caballos, su nombre y forma de uso y después de toda esa teoría la pusieron en práctica cepillando a los caballos con raquetas, bruza y cepillo colocándose de forma adecuada y teniendo en cuenta las normas de seguridad.

Niños de espalda poniéndo en práctica todo lo aprendido sobre cepillos.

En todo momento los monitores están pendiente de los animales y de los niños, de que no vayan a recibir una coz, un pisotón y por supuesto que los animales no se agobien ni se estresen. No en vano hablamos de niños de 4 años y menores. Cada 5 minutos iban cambiando a los caballos, unos por otros, pasando a los ponis y al burrito.

Una vez que los cepillaron, los dividieron en grupos: unos fueron a montar y otros a seguir cuidando a los caballos, lavándolos y secándolos.

Algunos peques montando a caballo

Cuando volvieron a unirse, visitaron el granero y conocieron los diferentes alimentos que los caballos pueden tomar,los prepararon y se lo dieron a los caballos. En alguno de los casos se lo pusieron en el suelo por ser los caballos muy tragones, y a otros se lo dieron directamente porque eran tranquilos comiendo.

Mi ratona dándole de comer a un caballo

Pero se empaparon en los tipos de alimentación, cuales eran saludables, cuales eran como chuches... Y al mismo tiempo les enseñaron una cuadra por dentro: donde tienen el comedero, el bebedero, donde duermen.... Super completo.

Niños sentados alrededor del cubo, en la foto solo se le ven las manos, donde manosean pienso de caballo.


Cuando terminó las dos horas de taller, volvimos a la sala donde merendaron, sopló las velas, jugaron, le dieron el regalito y para casa.

Mi ratona volvió exultante, contándome todo lo que habían hecho (como si yo no hubiera estado allí), recordando cada una de las cosas y contentísima porque había montado a caballo. Una experiencia para tenerla en cuenta para niños pequeños.

El oído, la audición y las otitis en los perros

Hoy traigo una entrada sobre el maravilloso mundo de los oídos en los perros, la audición de estos y las otitis. Digo maravilloso mundo porque tanto para profesionales veterinarios como para los dueños, es un quebradero de cabeza, y sin embargo, el oído y la audición es algo mágico de lo correlacionado que está todo, y cómo funciona. 

Antes de nada, aunque no tengáis perros, sí sabéis la cantidad de razas que hay de estos por el Mundo. Y si los miráis bien, todos tienen las orejas diferentes: Algunas las tienen pequeñas y erguidas hacia arriba, otras enormes y hacia arriba, otros pequeñas y hacia abajo, enormes y colgonas.. Vamos.. diferentes entre sí pero con sus semejanzas. 

EL OÍDO:

Todos los perros tienen, como nosotros los humanos, 3 compartimentos: oído externo, oído medio y oído interno. La diferencia entre ellos y nosotros es el tamaño. El conducto externo es el que recoge todos los sonidos y los transporta hasta el tímpano. Este es el que recoge esas hondas y las transforma en vibraciones, que pasa por el oído medio gracias a los huesecillos que están en contacto entre sí, y luego al oído interno que es quien los analiza y los traduce.

Comparaciones estructurales entre el oído humano y del perro
Fotos tomadas de Internet

Pero el oído no solo sirve para oír, también está en él, el sentido del equilibrio. Por eso cuando tienen otitis, no solo les duele el oído, sino que también se altera el equilibrio. Pero ya hablaremos de eso más adelante. 

Además de esas estructuras que hemos resumido mucho, el oído externo sobre todo, está recubierto de glándulas sebácea y ceruminosas que son las que tapizan el oído de grasa y cerumen para protegerlo. Pero...no se vayan todavía.. aun hay más cosas: microorganismos que conviven con ese cerumen y esa grasilla. ¿Qué podemos encontrar viviendo en el oído en condiciones normales? Pues bacterias y hongos. Si el perro está sano y no hay ningún cambio en su oído, conviven juntos y no hay problemas. Ya cuando se le baja las defensas, cuando se le inflama, irrita, o bien hay un acúmulo de humedad, estos microorganismos, pueden desarrollar infecciones secundarias. 

LA AUDICIÓN:

A pesar de tener muchas semejanzas entre los oídos de humanos y perros, también hay muchas diferencias que hacen que el perro tenga una audición maravillosa a diferencias de la nuestra. Ellos tienen 17 músculos en la oreja a diferencia de nuestros 9. Pueden moverla hacia arriba, adelante, hacia atrás... y esto hace que puedan llegar a oír hasta los 25 metros de distancia, nosotros a 6 y si llegamos. 

Espectro auditivo de los animales y los humanos
Foto tomada de Internet

La audición se puede medir en frecuencia e intensidad:

- Frecuencia son los agudos y los graves. Nosotros los humanos escuchamos de los graves 20Hz y los agudos, llegamos hasta los 20.000Hz, El perro va de los 20 Hz a los 65.000Hz en algunas razas. Así que son brillantes en los agudos.

- La intensidad la medimos en decibelios y el humano va desde el 0 al 120. Más allá se rompe el tímpano. Mientras que los perros pueden llegar a escuchar sonidos muy, muy bajitos, -5dB o incluso -15dB. Por eso son capaces de detectar tormentas antes de que lleguen, predecir terremotos, o escuchar tu coche cuando aun no has dado la vuelta a la esquina. 

Intensidad en la audición.
Foto tomada de Internet

Además los perros tienen oído selectivo. Es decir, pueden estar durmiendo y su oído está seleccionando lo que quiere oír. Solo se despertará cuando ese sonido sea raro o diferente. 

Pero si pensáis que el oído del perro es la caña, que lo es, el del gato ya ni os cuento. El gato oye mucho mejor que el perro ya que tiene 30 diferentes músculos en las orejas, pudiéndolas rotar en distintas direcciones. Y va desde los 48Hz a los 85.000Hz,pudiendo escuchar ratones a mucha distancia. Por esos son tan buenos cazadores. 

Todo lo que he contado, depende del individuo (tipo de oreja), la edad (pierden audición como nosotros conforme son mayores) o la enfermedad. 

OTITIS: 

Las enfermedades del oído pueden ser desde irritación, inflamación, neoplasias (tumores).. Aunque yo voy a centrarme en lo más normal en una clínica veterinaria y son las temidas otitis. ¿Qué es una otitis? Pues una inflamación del oído, sea cual sea el compartimento que se inflame.

Hay ciertos factores que predisponen a la aparición de la otitis:
  • La raza de los perros: Ya sea porque las tenga en péndulos como los cocker; estrechez del conducto como los Shar-Pei; el exceso de humedad por el clima o porque le guste meterse en el agua como los Labradores; tendencia a la grasa como los Pastores alemanes.
  • Que hayan tenido otitis previas que se estrecha el conducto.
  • Cuidados inapropiados como quitar a lo burro los pelos creando hipersensibilidad.
Las causas que crean una otitis son:
  • Atopia y alergia ya sea alimentaria o al entorno.
  • Infecciones de piel como las piodermas (eccemas húmedos)
  • Cuerpos extraños (sobre todo en primavera por culpa de las espigas)
  • Alteraciones glandulares.
  • Ácaros de oídos.
Estas causas primarias hacen que el oído se altere y las bacterias y hongos que viven en el oído se multiplica, agravando el cuadro de síntomas.

Sintomas:
¿Cuáles son los síntomas de otitis? Desde el oído enrojecido, inflamado, con secreciones ya sea negruzcos a amarillento, liquido en oído, el perro se rasca, se queja, llega incluso a morder porque le duele demasiado, cuando se rasca llora, sacude mucho la cabeza, y por último llega incluso a mantener la cabeza daleada y con alteración en andar. Eso es porque la inflamación ha llegado al oído interno y ha alterado el equilibrio.

Diagnóstico:
  • Observación del oído y del perro:  andando, la forma de las orejas..
  • Observación del interior del oído con el otoscopio
  • Coger muestras para teñirlas y mirarlas al microscopio. Hay veces que se necesita sedar al animal para poder hacer esto.
  • Quitar el cuerpo extraño si lo hubiese.
  • Coger muestras y mandarlas a cultivar y que hagan el antibiograma
Tratamiento.
El tratamiento depende de aquello que esté provocando la otitis con lo que necesita el veterinario verlo para poder mandarle el tratamiento correcto. Hay veces que vuelven a salir las otitis al cabo de un tiempo, a eso se le llama recidiva. Y es muy común y normal si el ambiente es el mismo, o la raza predispone a la otitis.

Prevención:
Si tu perro es uno de los que la otitis le acompaña cada cierto tiempo, podemos evitar que recaiga con un cuidado básico.
  • Sobre todo hay que limpiar ese oído una vez al mes quitando pelos siempre con limpiadores específicos de perros.
  • Cuando los lavemos intentar no mojar su oído, y si al final ocurre, limpiarlo con limpiador para no crear el ambiente perfecto para la otitis. 
  • En primavera evitar llevarlos a zona donde haya espigas porque son traicioneras.